Dirección y Arbitraje de Torneos - Publicación Elo Nacional e Internacional - Seminarios - Cursos para Arbitros - Actualidad del Ajedrez - Torneos en desarrollo - Reglamentos - Actividades FECODAZ. AI. JOSE JESUS CALLE - MANIZALES - Colombia –

13 septiembre 2017



Mi recuerdo del CM Carlos Valencia    (qepd)

CM Eduar Misael Vargas Cruz

Por CM Eduar Misael Vargas Cruz

En 1991 yo estudiaba en la Universidad Nacional de Manizales; era un simple aficionado que jugaba al ajedrez por gusto, sin saber que existían clubes, ligas, federaciones o la FIDE; tampoco sabía de torneos, maestros y sí que menos de Grandes Maestros y de todo ese maravilloso mundo del ajedrez.
Entre clases nos poníamos a jugar al ajedrez con el tablero que nos prestaba el "Mocho", famoso en la cafetería de la UNAL y que también tenía su juego en aquel tiempo. Un día de esos, estábamos jugando y varios compañeros dijeron; ¡viene "El Maestro"!; pensé, que era un profesor; pero no, era Carlos Valencia, conocido por muchos como el mejor jugador de ajedrez de la universidad, en especial por su juego altamente combinativo y de ahí su calificativo de "maestro".  Pues fue así, como resultamos en un gran tumulto viendo como el maestro Carlos despachaba a todos utilizando un reloj al tiempo que quisiera; 5:3, 5:2, 5:1. Nadie resistía y los mates eran inevitables y por montones. Entonces se sentó un rival, que al momento yo consideraba muy bueno; ni siquiera yo había jugado con él, porque creía que jamás le ganaría; y resulta que le ganó al maestro Carlos en una partida como medio sospechosa, y fue así como se armó una apuesta entre ellos de $20 pesos, doblando, con una tapita que apareció por ahí. Yo en mi vida no había visto algo semejante; un juego con reloj 5:1, muy rápido, el maestro entregaba peones, piezas, un caballo, una torre y de pronto ganaba, ya de un momento a otro la cuenta ya iba en $700 pesos; aunque el rival ganaba una que otra partida, perdía la mayoría pero seguía. Bueno, era la 1 pm y yo me tuve que ir a clase de geometría descriptiva, no podía quedarme y a las 3:15 volví; increíblemente aún estaban jugando y ahí me quede hasta las 6:30 pm., cuando ya no por cansancio, sino porque la luz ya no dejaba; dejaron de jugar y pude evidenciar el último pago de la apuesta por un valor de $12.000 pesos.

CM Carlos Valencia (qepd)
Nunca pude olvidar esta anécdota; ¿será que el ajedrez atrapa tanto?; pensaba, desde mi ignorancia, si existiría quien le ganará al maestro Carlos Valencia. Como un mes después se divulgó que habría una simultánea con el maestro, un sábado; obviamente me anoté, era una buena oportunidad de volver a ver el juego del maestro; fuimos como 30, ninguno ganó; sin embargo, un jugador si quedó con caballo y alfil y rey contra rey, y Carlos le dijo, ¡puedes ganar capullo¡, y te pueden ayudar si quieres; entonces muchos intervinieron, finalmente no se pudo dar mate y la partida se declaró tablas y él explico cómo dar el mate. Fue así como entusiasmado compré una revista de ajedrez universal, en la que salió Vasily Ivanchuk y empecé a reproducir partidas y más adelante con amigos como Gildardo Molina Clavijo aprendí mucho de ajedrez y descubrí la gran riqueza de este deporte. Ya con el tiempo descubrí los secretos que alguna vez creí imposible realizar tal y como el maestro Carlos Valencia lo hacía, y pude enfrentarme a él en varias ocasiones con resultado de tablas. 

Gracias Maestro Carlos, gracias por tu amistad, gracias por esos recuerdos que jamás podré olvidar y gracias por motivarme a este gustazo de jugar AJEDREZ.